En esta categoría meteremos las muñecas a las que se conocen como BJD o Ball Jointed Dolls.

¿Qué es una BJD o Ball Jointed Doll?

Una BJD es una muñeca hecha totalmente de resina; por lo general resina de poliuretano, están articuladas por sistema de bolas y unidas por gomas y ganchos internos.

El estar hechas de resina, las hace unas muñecas “resistentes”, pero al mismo tiempo de fácil modificación mediante lijas de grano fino. Esto permite por ejemplo, abrirle los ojos a una cabeza dormida, abrir una boca o tallar sobre la muñeca cualquier cosa que se nos ocurra (siempre que se tenga conocimiento de cómo y experiencia previa), y que quede pulida y personalizada al gusto de cada uno.

La unión de gomas es lo que mantiene a la muñeca tensa para que podamos moverla de manera que mantenga las posiciones sin que le bailen los miembros y nos permita incluso mantenerla en pie por el

la misma; estas gomas, con el paso del tiempo hay que cambiarlas, ya que de mover la muñeca se acaban dando de sí y llega un momento en el que pierden esa tensión.

Otra de las características de estas muñecas es, que tanto los rasgos faciales como los cuerpos suelen ser realistas y, digo lo de “suelen ser” por qué, estas muñecas no solo son humanoides, hay un sin fin de modelos tanto humanoides, como animales, como fantásticos; así que para la introducción básica dejemoslo así.

Recapitulemos… BJD = resina + gomas + personalización completa; si, en este hobby las muñecas acaban siendo únicas ya que son totalmente personalizables, pudiendo hacerles modificaciones como comentábamos pero, no solo eso, también podemos cambiarles los ojos, el pelo, el maquillaje, hacerles un blushing (sombreado) en el cuerpo, tatuajes, piercings, todo aquello que se nos ocurra para que la muñeca sea, NUESTRA muñeca.

Pero…, ¿de dónde salieron?

Pues la primera muñeca BJD se hizo en Japón por Akihiro Enku, director de la empresa Volks, distribuidora de maquetas y figuras enfocadas más al sector masculino; que quiso hacer un regalo a su esposa Setsu Shigeta; este primer prototipo gustó tanto, que decidieron seguir haciendo sus muñecas para llegar también a un público femenino; aunque hoy en día no solo es cosa de “chicas” el coleccionar muñecas, ya que en este hobby hay mucho coleccionista masculino.

Sobre este tipo en concreto es sobre el que más podréis ver y seguir en ésta página, ya que es el tipo del que más ejemplares tengo y el que personalmente más me gusta.

A %d blogueros les gusta esto: