Bueno pues hoy quiero ponerme un poco “drama queen” y empezaré preguntandoos:

¿Cual a sido vuestro mayor disgusto en el hobby?

(puede ser cualquier tipo de disgusto, una mala compra, un accidente con alguna muñeca, percances con alguien dentro del hobby...)

En mi caso en cuanto a percances con gente, la verdad es que de una manera u otra, siempre hay alguien externo que me acaba metiendo en sus movidas sin comerlo ni beberlo y varias veces he sido la “comidilla” de ciertas personas.
Siento comunicaros que ni eso ni el “perder” a gente es ni mucho menos un disgusto para mi; he llegado al punto en el que he por una cosa u otra he sacado de mi vida a gente importante para mi y que ahora ya, uno más no supone para mi ninguna pérdida ni siquiera minimamente significativa, así que no me importa absolutamente nada.

¿Compras malas?
Pues tampoco es que haya tenido por ahora ningun disgusto con alguna compra, ni en muñecas, ni en ropa ni nada.
Si que tuve una compra que bueno, luego pues no terminamos de llevarnos bien esa muñeca y yo, pero como pude hacer un intercambio muy bueno por ella pues todo se solucionó enseguida.

Hasta la fecha mi disgusto más grande fue cuando Larina se cayó de la estantería, llevándose con ella a Nana y al llegar de trabajar me las encontré tiradas muy ortopédicamente, Larina sobre la mesa de trabajo y a Nana en el suelo.
El infarto de llegar y verlas así ya fue considerable, pero fue peor en cuanto recogí a Larina y vi que tenía un dedo roto. Ahí si que se me paró por un momento el corazón.
Por suerte pude encontrar el dedo y pegarselo lo mejor posible para que no se note, y de echo, la gente que luego la ha visto no lo ha notado si yo no les he dicho que dedo era, así que se puede decir que dentro del disgusto, pude recuperarme rápido del infarto.

Y luego el que tuve con Lyria en su primera salida, que quiso pelearse con una roca y se arañó un poco el maquillaje de la cara; pero como una aquí es un poquito apañada, pues pude disimuarlo decentemente haciendo una cicatriz; podéis ver el accidente aquí.

Y Momo.
Esta entrada la tenía ya escrita siendo el de Lyria el último accidente, pero eso ha cambiado recientemente, ya que Momo, decidión un buen sábado saltar de la estantería y con ello, romperse una pata.
Si, Momo se ha roto una pata, no es algo que se vea a simple vista o que impida que la muñeca se mueva o se pueda mantener en pie, pero del golpe le saltó un trozo de pieza del múslo, y eso me cabreó muchisimo.
Por ahora està arreglada, pero no me gusta saber que está rota, así que supongo que en algún momento me tocará comprarle patas nuevas y eso me cabrea todavía más.

Por suerte estos han sido mis mayores disgustos; cositas “pequeñas” que he podido arreglar fácil y espero no tener más o que por lo menos no pasen de este nivel de infarto.

Nota mental: Lena compra peanas por dios!


El Baúl de las kekas

Mi nombre es Lena, tengo (ahora) 32 años y comencé en este hobby como una vía de escape de mis, entonces problemas personales; ahora se a convertido en una importante parte de mi vida y la disfruto como tal, aprendiendo algo nuevo día tras día.

0 commentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ingrese aquí Captcha : *

Reload Image

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

A %d blogueros les gusta esto: