Escribo ésta publicación gracias a que se me ha ocurrido así, repentinamente gracias a los ratos de charleta con las amigas. No sé que haría sin estas conversaciones que me dan ideas para escribir cuando estoy falta de ellas.

Como bien se puede deducir por el título de la publicación, voy a hablar de la artesanía respecto al hobby, o mejor dicho, de lo mal valorada que suele estar dentro del hobby (y en general, pero voy a centrarme un poco en el hobby que es lo que nos concierne aquí).

Como muchos ya sabéis, este hobby acaba llevándote por caminos artesanales que igual no esperabas recorrer, y como también sabéis, yo soy una de esas personas que intenta ganarse un hueco en este mundillo mediante la artesanía (aunque no pueda dedicarle realmente el tiempo que me gustaría).

Dicho esto, creo que hay gente que también sabe que tengo amigas dentro de este hobby que hacen todo tipo de cosas, desde miniaturas, accesorios, ropita y hasta moldes propios de muñecas.

Bien…

Las cosas artesanales nunca pueden ser perfectas ni idénticas entre ellas aunque sean “iguales”, siempre habrán pequeñas imperfecciones, una puntada más o una menos, un agujero ligeramente desplazado, un botón que quede un poco más suelto que otro, una burbujita aquí o allá en el caso de una muñeca artesanal…
En fin, que no salen las cosas con la absoluta perfección.

Hasta aquí todo bien, o por lo menos hasta que (y voy a generalizar muy fuerte aunque como yo misma, hay gente que entiende bien lo que conlleva recibir algo hecho de manera artesanal), nos decidimos a comprar algo que alguien ha hecho con sus manitas y esperamos que nos llegue con la perfección absoluta de la creación y cuando vemos que no es así, entonces ponemos el grito en el cielo quejándonos y sacando todas las puntillas habidas y por haber en eso que hemos recibido; y no contentos solo con quejarnos, encima hay quién incluso le exige al artesano que le devuelva el dinero pagado por ese artículo aun y sabiendo esa persona de antemano, que está hecho de manera artesanal y que por lo tanto no va a ser perfecto.

(Es muy repetitivo lo sé, pero es que parece que aun y sabiendo todo eso, hay gente a la que se le olvida en el momento de haberlo comprado y luego es cuando vienen los problemas).

A ver… que obviamente no hay que conformarse si lo que hemos comprado luego no tiene nada que ver con lo que hemos visto en fotos y es totalmente un despropósito aunque esté hecho de manera artesanal; aunque para que eso no pase, está muy bien que antes de comprar algo en lo que dudamos, miremos bien las valoraciones que pueda tener esa persona respecto a sus productos y ver si realmente estamos comprando algo que nos merece o no la pena.
¿Que habrá veces que podamos equivocarnos?, pues si, puede haber veces en las que nos equivoquemos; pero realmente no entiendo ese afán de comprar cosas sin molestarse a indagar un poquito sobre la “tienda” en cuestión y simplemente gastar dinero en algo artesanal de lo que después nos vamos a quejar por no ser perfecto; repito, aun y sabiendo que no lo será.

Así que yo me pregunto… ¿Hasta que punto se valora realmente la artesanía, que sabiendo lo que nos podemos encontrar, nos quejamos tanto en la calidad, como en los precios que estos productos tienen, aun y siendo conscientes de que este tipo de cosas suelen tener pequeñas imperfecciones?


El Baúl de las kekas

Mi nombre es Lena, tengo (ahora) 32 años y comencé en este hobby como una vía de escape de mis, entonces problemas personales; ahora se a convertido en una importante parte de mi vida y la disfruto como tal, aprendiendo algo nuevo día tras día.

0 commentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ingrese aquí Captcha : *

Reload Image

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

A %d blogueros les gusta esto: