64 / 100

Venga, que con el soplo de aire fresco que Nishiki se ha traído a casa, os me apetece comentaros un poco el tema de decoración que estáis viendo últimamente sobretodo por Instagram.

Hace tiempo, sobretodo durante el confinamiento al no tener mucho que hacer; que me vengo planteando y dando vueltas en la cabeza a lo de personalizar un poco más y mejor los espacios de ubicación kekil y con la llegada de Nishiki, al final me he decidido a comenzar con ello.

Yo no tengo vitrina en la que tener a las muñecas, las tengo todas en estanterías y algunas de ellas pues distribuidas de manera en la que podría decorarse un poco la pared creando un mini ambiente/diorama (como prefirais llamarlo), en el que poder hacer fotos sin tener que sacarlas de su sitio expresamente para hacer fotos de interior en casa.

El primer espacio en decorar ha sido precisamente el escogido por la propia Nishiki para instalarse; la esquina de la mesa en donde antes tenía una hucha grandota. Como es obvio, la hucha la he guardado en otro sitio, he pintado el trozo de pared y le he improvisado una “cama/sofá/loquesea” en la que aposentarse con una caja de madera que tenía en un armario.
Para la pared, la verdad es que al principio iba a pintarla en colores más pastelosos, pero es que no me sale, tengo demasiada oscuridad interior y lo pastel no me sale; así que con cinta de carrocero hice la división central y con un par de sprays ya tenía el trozo pintado, los colores para que conjuntaran también con el color del corcho donde tengo los prints, son verde muy oscuro, amarillo y blanco. Luego me pareció que el trozo amarillo tal cual quedaba un poco soso y me puse a pintarle círculos de los cuales algunos de ellos pasaron a ser smileys (el emoji fav de Nishiki).
Un poco de re-ubicación de los prints, un colchón para la caja (luego ella se agenció uno de los tentáculos del stock de eventos y ahora le pertenece) y poco más, faltaría una cosa que llevo dos meses esperando que me entreguen para terminar pero basicamente es lo que veis en las fotos y con ello, pues he ganado un escenario improvisado extra en el que hacer fotos.

Una vez terminado el rincón de Nishiki, me puse a mirar el espacio de Lula y Larina, uno de los que precisamente llevaba tiempo queriendo adecentar, pero como tenía a Larina descabezada y eso, pues lo fui dejando hasta que ya no podía seguir aplazando el tema.

Con este espacio he cambiado varias veces de idea respecto a como decorarlo, al principio quería pintar algo en la pared, pero no se me ocurría qué y tampoco quería hacer dibujos aleatorios y sin ton ni son, luego le puse los prints que se ven en foto, luego la idea de pintar volvió a mi cabeza y se me ocurrió que quizás podía pintar todo el trozo en negro y en blanco refljar constelaciones, pero esta idea la descarté rápido porque no quería que se oscureciera todo más de lo que ya está con la luz que hay en el cuarto, además los muebles ya son negros y no se vería mucha distinción luego en foto entre unas cosas y otras y para eso mejor dejarlo tal cual estaba.
Al final, recordé que aun tenía en algún sitio un par de baldosas de suelo vinílico en color gris antracita y para que por lo menos el “suelo” no se viera del color de la estantería, pues me puse a cortarlas para ponerlas de base. Un poco de limpieza, un trozo de tela con estampado de cebra como alfombra, colocar los muebles y los prints de manera que no se viera todo amontonado y ale, ya tenemos la base del espacio terminada. He rescatado una caja que me regaló mi hermana hace unos años que tiene en la tapa trozis de espejo y que sirve como mesa y con unos espejitos redondos que tenía también por ahí, he hecho las fases de la luna y quedan resultonas puestas en la pared.
Ahora solo faltaría rellenar un poco lo que es la estantería con libros y cositas y quizás añadir algún detalle más a la decoración, pero lo básico sería esto y así las brujillas tienen también su espacio personalizado.

Esto me gustaría hacerlo con todás, pero como eso será imposible, pues me conformaré con intentar adecentar los espaciós más “marcados” como por ejemplo el de las canijas, para diferenciarlos un poco y lo dicho, tener pequeños “dioramas” ya preparados para hacer fotos en casa.

Ya iréis viendo la evolución o cambio de esto por Instagram/Facebook, pero me apetecía hablaros un poquete de los dos que he tocado por ahora impulsada por la “último mono” en llegar a la família de El Baúl de las kekas.

Categorías: Diorama

El Baúl de las kekas

Mi nombre es Lena, tengo (ahora) 32 años y comencé en este hobby como una vía de escape de mis, entonces problemas personales; ahora se a convertido en una importante parte de mi vida y la disfruto como tal, aprendiendo algo nuevo día tras día.

0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ingrese aquí Captcha : *

Reload Image

cuatro × tres =

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

A %d blogueros les gusta esto: