Pues como bien pone en el título de la entrada, hoy quiero hablar un poco del proceso por el que pasan mis muñecos antes de tener una “Vida” propia. Es decir, la creación y el desarrollo de la idea que luego les dará esa vida.

Como ya comenté un poco en la entrada “Qué fue primero, el molde o la idea“; a veces tendremos en mente un molde concreto de muñeca que nos guste y a partir de este desarrollaremos la idea y otras veces será al revés, nos nacerá una idea y a raíz de ella será cuando busquemos un molde en el que plasmarla.

Hasta aquí todo bien, la locura llega cuando nace la idea. En mi caso cuando esto pasa (ahora suele nacer siempre antes la idea que el molde), intento ponerle cara, así que me pongo a chafardear moldes que me gustan y ya conozco o moldes de casas que me gustan a ver si alguno me gusta para esa idea, si hay que hibridar o sería el molde completo…
Cuando tengo un molde ya claro, entonces es cuando me da el ansia de querer traerlo a casa, así que una se pone a ahorrar y de mientras a pasar horas en (sobretodo) Pinterest (Pinterest es el mal); buscando imagenes tanto de maquillajes, como de ropa, peinados, complementos…, literalmente de todo para comprobar si es una idea factible de hacer y tener claro que clase de cosas buscar luego cuando la muñeca ya esté en mis manos.
Una vez que tengo una carpeta en mi dropbox con las imagenes que creo que se ajustan a mi idea, empiezo a buscar ropa y complementos bajo esa misma idea, así que paso de Pinterest a Etsy para ello; así también voy comprobando si mi idea es fácil de llevar a cabo si complicaciones luego de tener una muñeca super bonita maquillada, pero desnuda.
Así voy llenando la carpeta con ejemplos de ropa, estilos de peinados y colores de pelo que podrían irle bien, accesorios; busco incluso algún tutorial de alguna cosilla que podría intentar hacer yo si se me ocurre algo muy específico; busco ojos, zapatos… todo aquello que pueda “necesitar” el nuevo pesonaje.

Cuando tengo toda la idea ya cocidita y el molde en casa cojo y le mando la muñeca en cuestión a Lydia Studio y le paso las imagenes pretinentes de lo que corresponde al maquillaje, le explico un poco la idea que tengo en cuanto a personalidad, le especifico las cosas que tenga que especificarle y ahí ya le dejo el marrón a ella para que lo asimile, lo procese y transmita una idea pasada por dos cabezas a la muñeca. Mientras ella la tiene y trabaja yo lloro y luego cuando me llega lloro más pero de felicidad al sacarla de la caja.

Entonces cuando ya la he mirado, remirado y vuelto a remirar para ver lo bonita que ha quedado, le hago la peluca si tengo que hacerla y la visto, si tengo ropa para ella pues con eso, sino con cualquier cosa provisional para que no se quede desnuda (manías de cada uno).

Y así, para aquellos que me preguntáis si hago un boceto o algo de la idea de como quiero una muñeca, ahora ya sabéis que NO, o mio es más pupurri de imagenes que acaban entremezclándose entre sí para luego crear una sola.

Y hasta aquí, un pequeño pedacito de mi locura..


El Baúl de las kekas

Mi nombre es Lena, tengo (ahora) 32 años y comencé en este hobby como una vía de escape de mis, entonces problemas personales; ahora se a convertido en una importante parte de mi vida y la disfruto como tal, aprendiendo algo nuevo día tras día.

0 commentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ingrese aquí Captcha : *

Reload Image

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

A %d blogueros les gusta esto: