63

Bien, hoy toca hablar del diorama que hice para el Tiny Dolly Festival y que a diferencia de la publicación sobre el que hice para el Dolly Festival de Julio, que os lo enseñé antes del evento; con este he preferido esperar al mismo evento para enseñarlo, por lo tanto para publicar la entrada en el blog sobre el.

Si sois visitantes ya abituales tanto del Dolly Festival, como del Tiny, sabréis que en cada evento se hace un pequeño concurso entre los stands, en el cual hay varias categorías y en una papeleta pues se vota a los que se cree que cumplen mejor alguna de dichas categorías.
En el caso del Dolly Festival, la temática cambia cada año, así que hay que pensar cada vez como decorar el stand bajo una temática concreta y distinta; en el caso del Tiny en cambio, la temática es siempre la navidad, ya que se celebra de cara a estas fechas, así que se suele votar al stand más “Navideño”

En mi caso, la Navidad no es una festividad que me fascine, ni es una temática que se me de especialmente bien a la hora de decorar algo; así que, desde el año pasado intento enfocar lo que es la decoración de este evento a algo que me gusta mucho.

PESADILLA ANTES DE NAVIDAD

Desde pequeña, ésta ha sido y és, mi película favorita, por lo que creo que si quiero que la decoración me salga minimamente bien, debe ser porque estoy haciendo algo que me guste y en mi caso, esto es lo más navideño que hay, además de ser algo que conocemos todos.

En fin, que este año aun he intentado mejorar algo más la decoración bajo esta base y que se viera reflejada mejor la estética de la película.

En un principio quería aprovechar las paredes del diorama tal cual, con el papel de pared que siempre suelo llevar y decorarlo más como una habitación, pero al hacer una prueba no terminó de gustarme, le faltaba algo y al comentarlo con mi chico, me dió la idea de pintar las paredes como el calabazar de la película, así que después de darl media vuelta en la cabeza y de no poder sacarme ya la idea, porque hay ideas que agusanan y ya se instalan ahí, pues he acabado pintando el propio papel de estrellas de siempre con el calabazar y el cementerio de la película.

Con esto terminado, el problema lo tenía con el suelo, ya que hasta ahora, el diorama lo había usado para montar escenas en plan habitación, por lo que los dos suelos que he ido usando son de parquet, uno en tono blanco y el otro en tono madera y ninguno de ellos pega mucho que digamos con lo que son las paredes, así que tenía que inventarme algo para hacer que el color por lo menos no se viera tan distinto.

En un principio lo que hice fue simplemente cortar un trozo de polar de color oscuro para que el color se pareciera al de las paredes, pero no terminada de gustarme, hasta que me dí una vuelta por el chino del barrio al que suelo ir cuando necesito mirar alguna chuminada, y como ya estaban poniendo las cosas de navidad me vino de perlas porque tenían unos suelos para poner de base en los belenes, que no dejan de ser un papel marrón de estos de embalar recubierto de “musgo” artificial.
Lo único que seguía fallando era el color, que el verde seguía viendose demasiado claro en comparación, así que un par de sprays me solucionaron ese problemilla. Con uno en color verde oscuro y otro gris oscuro, pasó de ser verde claro a oscurecerse bastante para que el tono quedara más acorde con el de las paredes. Que se sigue viendo verde, pero por lo menos se ve más oscuro de lo que era al principio.

Ah bueno!
Y lo que no vistéis en el evento, es que ese suelo, por medidas no me cuadraba del todo con las del suelo base que yo tengo, ya que esto hacía 70 x 50 cm, así que aun y cortando ese sobrante de un lado y poniéndolo en el otro, seguí faltándome un trocito, PEEEROOOO…

¿Recórdáis el trozo de madera de la esquina del diorama? Pues me lo encontré en la calle después de que recogieran los puestecitos de una mini ferie de puestecitos de comida que hicieron cerca de mi casa y fue verlo y tener que llevármelo a casa y menos mal, porque me vino de perlas para tapar ese trocito de suelo que se quedaba colgado sin nada.
Pero os lo enseño mejor en la entrada correspondiente.


El Baúl de las kekas

Mi nombre es Lena, tengo (ahora) 32 años y comencé en este hobby como una vía de escape de mis, entonces problemas personales; ahora se a convertido en una importante parte de mi vida y la disfruto como tal, aprendiendo algo nuevo día tras día.

0 commentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ingrese aquí Captcha : *

Reload Image

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

A %d blogueros les gusta esto: