A veces El Baúl de las Kekas tiene infiltradas en casa, muñecas que secuestro de las amigas (siempre con su consentimiendo claro está, no voy robando muñecas por el mundo).

Si recordáis, las primeras infiltradas fueron Minerva y Lillith, que vinieron para una puestilla a punto básica y se fueron con más cosas de las que llegaron. Hoy le toca el turno a otra infiltrada que tuve en casa el mes de Junio a la que tenía que hacerle el hot glue y el wiring para que posara mejor y se ha vuelto a casa con algo más.

La dueña de Jibril, antes de dejármela a cargo, ya me había pedido que le hiciera un cojín protector de transporte para tamaño MSD, como estaba muy liada con las cosas del Dolly Festival para ese momento, se me fue retrasando, luego me traje a Jibril a casa y aprovechando que la tenía decidí que si o si, tenía que devolversela con cojín, hot glue, pestañas y toda la puesta a punto que tenía que hacerle, más su añadido “porquesi” de mi parte.

Para el cojín, como yo sé que a María le gustan mucho los ponys/unicornios, busqué una tela con este tipo de estampado; tela que no le enseñé en ningún momento para que fuera sorpresa.

Y como añadido…
Bueno, Jibril es una elfa druida y aunque su dueña le ha comprado algo de ropita que puede encajar en ese “papel”, yo quise hacerle algo por mi parte también para cuando se vaya al bosque a reunirse con sus hermanas druidas. xD

Os daréis cuenta de que las cosas que hago en cuanto a ropa, siempre son muy simples y hechas de manera muy similar. Lo que le he hecho a Jibril por ejemplo, es muy del estilo de los dos vestidos que le hice a Alice cuando llegó a casa. No son más que retales de una camiseta y un pantalón viejos hechos jirones cosidos por un extremo a una tira de la misma tela; eso en cuanto a la parte superior. En cuanto a la falda interior son trozos de tul negro anudados a un trozo de goma. Los más elaborado que tiene es la corona de flores, que aunque hace tiempo que la hice, si que es más elaborada de hacer ya que hay que trabajar el alambre, pintar, barnizar y esas cosas.
De todas maneras, nadie dice que algo hecho de manera sencilla, no pueda tener un buen resultado; yo por lo menos estoy contenta con cómo quedó.
También le puse las pestañas que le compró María y le arregle un poco la peluca para que no se viera tan “trasquilonada”, que no es que ella la cortara mal ni nada, es que al ser la medida justa, al ponerla se queda totalmente estirada y eso hace que se vea pues eso, como si tuviera trasquilones, sobretodo en la parte del felquillo.

Y así, lista para volverse a casa, acabó metida en su nuevo cojín, con su nuevo traje y las cositas que trajo consigo bien guardadas y lista para ser entregada a su dueña en el Dolly Festival, la cual se emocionó tantisimo que se medio puso a llorar y todo al verla y ver que cuando haces algo para alguien, a ese alguien le hace tantisima ilusión, también te emociona a ti…

En fin, cual será la próxima infiltrada que tendré por El Baúl de las Kekas…, el tiempo lo dirá. xD

El pase de diapositivas requiere JavaScript.


El Baúl de las kekas

Mi nombre es Lena, tengo (ahora) 32 años y comencé en este hobby como una vía de escape de mis, entonces problemas personales; ahora se a convertido en una importante parte de mi vida y la disfruto como tal, aprendiendo algo nuevo día tras día.

0 commentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ingrese aquí Captcha : *

Reload Image

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

A %d blogueros les gusta esto: